Posts etiquetados ‘Venezuela’

15 años

Publicado: 18 septiembre, 2014 en Pasa en la vida, Relatos
Etiquetas:, ,

post

– Me has golpeado de nuevo –dijo la linda chica entre sollozos.

Él la miraba con dureza. Su semblante estaba rígido y sus manos se cerraban en gruesos puños.

– Te lo merecías –espetó el–. No puedes negarlo.

– Sólo decía que no me gustaba la manera en la que me tratas. A veces tu manera de hacer las cosas es tan…

– ¡No te atrevas a criticarme! ¿Acaso crees que lo hago por dañarte? ¡Lo hago por tu bien! ¡Sabes que tus anteriores novios te trataban muy mal! ¿Y ahora vienes a echarme la culpa a mí? ¡Si lo único que he hecho es amarte! Yo soy quien tú te mereces, yo soy el indicado.

– Amor…

– ¡No me interrumpas! ¡Odio que lo hagas! –gritó él–. No sé por qué no entiendes que todo lo que yo hago es por ti. Sólo por ti. Y que sólo yo puedo hacerte feliz.

– Pero…

– No quiero volver a verte con el vecino de la esquina –dijo su novio, señalándola con el  dedo. Su pulso temblaba.

– ¡Él y yo no tenemos nada! Sólo… –comenzó  a decir ella, pero se interrumpió y rompió a llorar.

– No lo volverás a ver, y punto. Sé que estás pensando en dejarme por él, y no lo permitiré. Te hará daño, mi amor. Él es igual que los demás. Todos son iguales.

– Lo sé. Pero si tan sólo las cosas en la casa pudieran ser distintas. Menos golpes, menos engaños, menos mentiras. A veces las cosas se han puesto difíciles. Y si tal vez te administraras mejor… sólo digo que podríamos tener un poco más de dinero.

– Yo te amo. Y eso es lo que importa. ¿Acaso importa más la comida o los lujos?

– Yo lo sé, pero… creo que no podría seguir viviendo así.

– No te irás a ir… -dijo él con voz suplicante.

– Pensé que contigo las cosas serían diferentes, pero… han pasado 15 años.

– Perdóname, Venezuela –ella lo miró a los ojos al escuchar su nombre–. Voy a cambiar. Esta vez voy a cambiar. Te lo prometo. No me dejes. Confía en mí.

Venezuela seguía mirándolo fijamente. De los ojos de su novio brotaban algunas lágrimas. No soportaba  verlo así. Dio media vuelta, dándole la espalda, pero un segundo después se lanzó a sus brazos, lista para perdonarlo de nuevo.

 

‘La Casa del Fin de los Tiempos’ (2013) – Dir. Alejandro Hidalgo

          “Mira bien mi cara, escucha bien mi voz”.

Esta película se define como la primera película de terror venezolana, un título nada envidiable, pues este género es, quizás, uno de los más difíciles de abordar. Bajo la batuta de Alejandro Hidalgo y la presencia estelar de Ruddy Rodríguez, debo decir que la película que nos ocupa ha salido airosa: ‘La Casa del fin de los tiempos’ se sitúa entre las apuestas más arriesgadas e interesantes de los últimos años en el cine venezolano. Quizás la ubicaría dentro del género del suspenso o del thriller, más que en el terror propiamente dicho.

Ruddy es la ama y señora de la película, interpretando a Dulce, una mujer que ha sido acusada de matar a su esposo y su hijo, por lo que es enviada a prisión. En una portentosa escena inicial, se nos “presenta” lo que pasó en la casa. Luego vemos lo que pasa en el momento en el que Dulce cumple su pena y es enviada a su casa, y se nos van mostrando, cuales piezas de rompecabezas, los elementos necesarios para explicar lo que sucedió aquella noche. No necesitas saber más nada, pues la que nos ocupa, es ese tipo de películas cuyas mejores partes es mejor no saber antes de su primer visionado, sino ir descubriendo y disfrutando conforme va avanzando la trama.

Hidalgo tiene buen pulso para las escenas inquietantes, aunque en mi opinión, abusa un poco de los sustos con subidas repentinas de volumen, que pienso no son tan necesarios, pues se logra una atmósfera claustrofóbica y bastante agobiante, donde hasta en la escena más tranquila estás pensando que va a pasar algo. Incluso se da el lujo de construir algunas partes bastante divertidas (casi todas las que componen los hijos de Dulce), quizás para aliviar un poco la tensión y no hacer pesado el desarrollo con tanto suspenso.

‘La Casa del Fin de los Tiempos’ es una muy buena película. Compararla con el cine de terror estadounidense sería algo necio, porque al menos en el aspecto del presupuesto sale perdiendo, aunque en calidad supera a muchísimos de aquellos filmes que se producen como arroz. La película es creativa y arriesgada, por el mercado al que pertenece, tiene excelentes actuaciones y está muy bien hecha. Es una propuesta atrevida y enrevesada que contiene un trasfondo sencillo: el amor de una madre por sus hijos.

(más…)