Posts etiquetados ‘relato corto’

15 años

Publicado: 18 septiembre, 2014 en Pasa en la vida, Relatos
Etiquetas:, ,

post

– Me has golpeado de nuevo –dijo la linda chica entre sollozos.

Él la miraba con dureza. Su semblante estaba rígido y sus manos se cerraban en gruesos puños.

– Te lo merecías –espetó el–. No puedes negarlo.

– Sólo decía que no me gustaba la manera en la que me tratas. A veces tu manera de hacer las cosas es tan…

– ¡No te atrevas a criticarme! ¿Acaso crees que lo hago por dañarte? ¡Lo hago por tu bien! ¡Sabes que tus anteriores novios te trataban muy mal! ¿Y ahora vienes a echarme la culpa a mí? ¡Si lo único que he hecho es amarte! Yo soy quien tú te mereces, yo soy el indicado.

– Amor…

– ¡No me interrumpas! ¡Odio que lo hagas! –gritó él–. No sé por qué no entiendes que todo lo que yo hago es por ti. Sólo por ti. Y que sólo yo puedo hacerte feliz.

– Pero…

– No quiero volver a verte con el vecino de la esquina –dijo su novio, señalándola con el  dedo. Su pulso temblaba.

– ¡Él y yo no tenemos nada! Sólo… –comenzó  a decir ella, pero se interrumpió y rompió a llorar.

– No lo volverás a ver, y punto. Sé que estás pensando en dejarme por él, y no lo permitiré. Te hará daño, mi amor. Él es igual que los demás. Todos son iguales.

– Lo sé. Pero si tan sólo las cosas en la casa pudieran ser distintas. Menos golpes, menos engaños, menos mentiras. A veces las cosas se han puesto difíciles. Y si tal vez te administraras mejor… sólo digo que podríamos tener un poco más de dinero.

– Yo te amo. Y eso es lo que importa. ¿Acaso importa más la comida o los lujos?

– Yo lo sé, pero… creo que no podría seguir viviendo así.

– No te irás a ir… -dijo él con voz suplicante.

– Pensé que contigo las cosas serían diferentes, pero… han pasado 15 años.

– Perdóname, Venezuela –ella lo miró a los ojos al escuchar su nombre–. Voy a cambiar. Esta vez voy a cambiar. Te lo prometo. No me dejes. Confía en mí.

Venezuela seguía mirándolo fijamente. De los ojos de su novio brotaban algunas lágrimas. No soportaba  verlo así. Dio media vuelta, dándole la espalda, pero un segundo después se lanzó a sus brazos, lista para perdonarlo de nuevo.

 

Anuncios